• banner acero mantenimiento1
  • banner acero mantenimiento2
  • banner acero mantenimiento3

Acero Inoxidable

El acero inoxidable es una aleación en base a hierro, cromo y otros elementos aleantes que no hacen combinación química entre si pero, produce una excelente resistencia a la corrosión. Su clasificación se hace atendiendo a la micro estructura interna, la cual es una resultante de los elementos presentes en el acero. 

Mantenimiento del Acero Inoxidable

Por su excelente resistencia y belleza, el acero inoxidable es un material de fácil conservación, tendiéndose a veces a tener la errónea idea de que no requiere mantenimiento. Con el objeto de conservar sus cualidades innatas, es necesario seguir unas recomendaciones mínimas durante su almacenamiento, manipulación y uso, que con una limpieza adecuada de rutina, permiten mantener inalteradas las características originales, preservando su resistencia a la corrosión, higiene y apariencia.


El acero inoxidable es el único metal que puede auto regenerarse. Posee una fina capa de óxidos adherentes formada principalmente por óxidos de cromo, hierro y níquel que, cuando está limpia y adecuadamente formada, es bastante inerte, bajo la mayoría de las condiciones. En este estado se dice que el acero inoxidable está "pasivo". Los siguientes tratamientos de pasivación, son principalmente de limpieza y no inducen a la pasividad, pero reparan los defectos en la superficie y eliminan las sustancias que puedan dañar la película superficial.


Recuerde que el secreto de su limpieza y mantenimiento está en el uso de procedimientos y productos adecuados.

 

 TÉCNICAS DE LIMPIEZA

 

Problema Solución
Marca de Dedos Con un paño suave o una esponja húmeda, jabonosa o alcohol isopropílico. En acabado espejo, usar limpia vidrios. Para reducir las nuevas ocurrencias, aplicar pulidores domésticos a base de ceras sobre la superficie limpia y seca.
Polvo y Suciedad Lavar con agua a presión o vapor. Usar detergente.
Etiquetas o rótulos Sumergir la pieza en agua tibia y friccionar con un paño suave. Si el adhesivo persiste, secar y usar alcohol o un solvente orgánico. Nunca raspe con espátulas, láminas o abrasivos.
Aceites y Grasas Se deben limpiar los depósitos gruesos con un trapo suave. Luego, se debe sumergir la pieza en una solución de detergente alcalino o amoníaco.
Inclusiones de hierro Tratar la superficie con solución de ácido nítrico al 10% y ácido fluorhídrico al 2%. Lavar con agua abundante y secar.
Manchas de calentamiento o rasguños Con un abrasivo fino, pulir la superficie. Decapar la superficie con una solución de ácido nítrico al 10% y ácido sulfúrico al 2% hasta eliminar todos los rastros. Electro pulir o lavar con agua tibia.
Oxido Se debe lavar la superficie con una solución de acido nítrico al 20% y posteriormente, enjuagar con agua.
Rugosidades Pulir con un abrasivo de grano fino.
Marcas de electrodos Pulir con un abrasivo de grano fino o, soldar encima si está en la línea de la soldadura.
Salpicaduras de soldadura Se pueden prevenir con el uso de películas adhesivas a los costados del cordón de soldadura, o eliminarlas con un abrasivo de grano fino
Defectos de soldadura Eliminar con amoladores y volver a soldar.
Pintura Se puede lavar con agua limpia o limpiadores alcalinos.
Marcas de decapantes Disolver con ácido nítrico o fosfórico. Enjuagar con agua limpia. Si es necesario, usar un abrasivo de grano fino
Manchas rebeldes y decoloración Utilizar solución limpiadora suave. Asegúrese que la solución que utilice sea compatible con acero inoxidable.
Los limpiadores con ácido fosfórico también pueden funcionar.
Usar trapo, esponja o cepillo de fibra (nylon o cerda natural. Puede ser un cepillo de dientes viejo).
Enjuagar bien con agua limpia y secar siguiendo las líneas de pulido.
Depósitos de cal por exposición al agua (Todos los acabados) Disolver 1 parte de vinagre en 3 partes de agua. Remojar en esta solución y después cepillar para aflojar el depósito.
Enjuagar bien con agua limpia.
Marcas de grasa o aceite (Todos los acabados) Utilizar solventes orgánicos (acetona, alcohol, alcohol metilado o productos certificados para acero inoxidable).
La grasa pegada se puede aflojar antes de aplicar el solvente, aplicando amoníaco.
Posteriormente, limpiar con agua y jabón; enjuagar con agua limpia y secar siguiendo las líneas de pulido.

 

Eliminación de Contaminación
Problema Solución
Mecánicos: Son aquellos como blastinado con partículas abrasivas, limpieza con cepillos y pulido, sin embargo, se debe tener mucho cuidado pues se deben emplear abrasivos limpios, libres de carbón o de partículas de hierro o acero. Las esferas de vidrio o pedazos de cáscara de nuez son muy efectivos, pues no aumentan la rugosidad de la superficie como lo hace la arena u otras partículas más duras. La limpieza con cepillo debe efectuarse únicamente con cepillos de alambre de acero inoxidable, nunca con otro material. Se debe prestar especial atención a los discos abrasivos; tienden a afectar la resistencia a la corrosión.
Química: Las coloraciones de soldaduras, las capas superficiales alteradas por tratamientos mecánicos y de pulido, las inclusiones de sulfuros, entre otras, se pueden eliminar mediante tratamiento de ácidos, disolución electroquímica o pulido. Estos procesos remueven de manera controlada las áreas afectadas, resultando una superficie limpia y libre de defectos. Tratamiento de ácidos: Solución de 10% ácido nítrico + 2% ácido fluorhídrico (el acido fluorhídrico es esencial; sin él, el acero inoxidable no se corroe y no se pueden eliminar las zonas con bajo contenido de cromo) disuelto en agua. Limpieza electroquímica: La superficie se remueve a través de la aplicación de una corriente eléctrica continua en un electrolito apropiado.

inicio abajo1 inicio abajo2 inicio abajo3   banner inicio3